No hay felicidad sin dolor, by Flordeverano



Llorar por lo perdido es seguir perdiendo. ¿Cuántas veces me habrán dicho eso?

A veces sería más fácil, si simplemente nos olvidáramos de todo; de todas las veces que hemos tenido la felicidad al alcance de las manos y la hemos dejado marchar, olvidar todas las ocasiones en la que nos han hecho daño. Quizás entonces no lloraríamos  nunca. Pero… ¿qué humano puede decir que jamás ha derramado una lágrima?  Todos caemos en algún momento, presos de la tristeza. Pero al fin y al cabo no hay un arco iris sin lluvia. No existiría la alegría si no estuviera el dolor. ¿Cómo reír 

si nunca se ha llorado? ¿Cómo apreciar una hogaza de pan caliente si nunca se ha pasado hambre?  Se necesita equilibrar la balanza de la vida. Todo el mundo desea felicidad sin angustia; pero eso sería imposible. Buscamos una existencia placentera y sin sufrimiento; queremos que nunca nos falte nada. Pero solo somos humanos, nos tiran piedras cada día y nos derrumban, destruyen nuestros sueños e ilusiones y nos llenan nuestro camino de gente cuyo único objetivo  es hacernos sufrir. Pero aun así seguimos adelante. ¿Por qué? ¿No sería más fácil dejarse caer, rendirnos? La respuesta es simple: la tristeza nos ha enseñado a luchar para volver a encontrar la felicidad




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quiero leer todas las estupideces y cosas interesantes que tengas que decir.
No hagas SPAM, cuando vuelva tu comentario lo devolveré ;)