Fuego

Ojos clavados en el fuego que crece  de la chimea alimentado por la leña previamente colocada. Parece mentira que todo se haya producido por una simple chispa. Una chispa que ahora es un enorme castillo de fuego. Miles de formas aparecen y desaparecen, suben y bajan, crecen y se hacen pequeñas, todo al mismo tiempo, todo por una chispa. Llamas rojas lanzan partes de ellas mismas que salen de la hoguera y se dan de bruces con el oxígeno que hace que desaparezcan de nuevo. Por un momento toda la chimenea se vuelve de un color rojo vivo e intenso y el calor llega a mi provocando un escalofrío que me recorre de arriba a bajo. Pero solo ha durado un segundo, por un segundo he podido presenciar algo bello, hermoso, efímero como todas las maravillas, la viva imagen del infierno tal y como nos lo han descrito.
Ahora todo se ha reducido a unos destellos rojos que luchan por volver a ser lo que antes eran. Se esfuerzan por subir pero se dan tumbos con la realidad y siguen sin superar el centimetro de altura. La luz que antes brillaba con fuerza se está apagando del todo. Parece que el fuego me suplique que vuelva a echar leña para alcanzar de nuevo la grandiosidad por un instante.


by con.a.de.ada

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quiero leer todas las estupideces y cosas interesantes que tengas que decir.
No hagas SPAM, cuando vuelva tu comentario lo devolveré ;)