NO HAY TREGUA EN EL AMOR CAP.4


Tras el robo Kyllian y Cassie decidieron quedar, primero para un café pero debido a la repentina marcha de la primera quedaron el día siguiente, es decir hoy.

Cassie se encamina hacia la dirección que le facilitaron ayer. Se detiene frente a una casa blanca al final de la calle, “Bonita casa” piensa. Se detiene a admirarla unos momentos antes de pulsar el pequeño timbre, la estridente melodía que produce es la señal que espera Kyllian para abrir.

-Hola, hola Cassie- Dice alegremente. Cassie suelta una gran carcajada al ver el aspecto de su amiga. Lleva su pelo marrón recogido en un moño, una gafas de buceo cubriendo sus ojos grises y el resto de la cara cubierta de chocolate fundido al igual que su camiseta blanca.

-Pasa, ahora te lo explico.- Suspira. Cassie entra en la casa sin saber lo que se va a encontrar continuación.  Por eso no puede evitar sorprenderse cuando ve una casa bien arreglada y dos adultos roncando en el sofá.

-No hagas ruido, mis padres duermen.- Susurra Kyllian invitándole a subir. Cassie empieza a pensar que tal vez habría sido mejor quedar en su casa.

-¡Kikirikí!- Grita una voz desde el interior de una de las habitaciones.- Kyllian, gallina, todavía no he acabado contigo.

-Pero si te estoy ganando.- Responde la chica. Cassie entra en la habitación y… “Oh dios mío! Este chico tiene todo el derecho del mundo a ir sin camiseta.” Piensa suspirando. Un joven probablemente de su edad sin camiseta y el torso cubierto de marrón oscuro, característico del chocolate le hace una cómica reverencia quitándose las gafas de buceo. Entonces Kyllian aprovecha y le lanza un grumo de chocolate bien gordo que le da de lleno en la cara y que mancha sus ojos dorados. 

-¡Idiota!- Grita el chico entre risas. Kyllian se acerca a él e intenta quitar todo lo que puede con delicadeza.

-Ves, no puedes hacer nada solito.- Dice. Él infla lo mofletes y hace un gesto de enfado.

-Ian… no te lo tomes todo a mal.- Pide la chica.

-No me lo tomo a mal, pero… ¡puedo quitarme esto sin tú ayuda!- Dice.

-¡Pues ya tardas!- Le apremia metiéndolo en el cuarto de baño de su habitación.

Cassie piensa en la relación que Kyllian tiene con el chico… Ian. Tal vez sean familia: hermanos, primos… o novios. Tras llevar a cabo esta última reflexión y barajar las posibilidades de una relación amorosa… ¿celos?

-Es… ¿tu novio?- Prueba.

-Ian, ¿mi novio?- Kyillian ríe. -¡Imposible! No podría, ja, ja, ja, antes muerta que teniendo algo con él. Es mi mejor amigo. Es como mi hermano.

***

“El drama de mi vida” Piensa apoyándose en la puerta. ¿Cómo se le va declarar?

Angustiado empieza a limpiarse la cara. A él ni siquiera le gusta ese juego. Sólo quería que Kyllian le viera sin camiseta y se diera cuenta de lo que se pierde. No ha funcionado. Tal vez debería salir con esa tal Julliette, aunque la considere una buscona. Tal vez así consiga algo…

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quiero leer todas las estupideces y cosas interesantes que tengas que decir.
No hagas SPAM, cuando vuelva tu comentario lo devolveré ;)